CCOO se moviliza en Barcelona por el problema del amianto en los diferentes Metropolitanos

  • Las empresas Metro de Madrid y Metro de Barcelona continúan sin dar una respuesta contundente, respetuosa y cierta, a las víctimas del amianto (tanto las actuales, como las potenciales).
  • En su estrategia de “echar balones fuera”, niegan la presencia actualizada del riesgo –parapetándose en su prohibición legal desde 2002-, pero olvidando exposiciones pasadas, y presentes, por falta de evaluación adecuada y medidas de protección adecuadas.
  • Una estrategia mortal que obliga a jugar a la “ruleta rusa” a personal en activo y jubilado, transcurridos los años de latencia del daño (científicamente demostrado que puede ser superiores a 30 años)

08/04/2019.
Movilización de Metro Barcelona

Movilización de Metro Barcelona

CCOO cree que en el desgraciado tratamiento del amianto en los Metros de Barcelona y Madrid quedan muchas acciones pendientes de desarrollar, y que los trabajadores deben contar con todas las posibilidades –presentes y futuras-, sin que se cercenen sus derechos a una protección eficaz (para trabajadores en activo) y a controles postocupacionales para las personas jubiladas. Por eso, exigimos medidas que no se están desarrollando adecuadamente:

- Evaluaciones de riegos y medidas de prevención y protección adecuadas.

- Listado de trabajadores expuestos (activos y jubilados), y sospechosos de exposición.

- Aplicación adecuada de protocolos de vigilancia de salud específicos (PIVISTEA).

- Reconocimiento de enfermedad profesional e indemnización adecuada a víctimas y familiares.

- Inventario de instalaciones con amianto y materiales con amianto (MCA) que den paso a:

- “Planes de Desamiantado”

Lamentablemente, tanto Metro Barcelona como Metro Madrid, están practicando una política de negación, que supone una flagrante conculcación de derechos fundamentales de las personas trabajadoras, activas y pasivas. Y lo están haciendo con dinero público, con dinero de todos los ciudadanos. Por ello nos hemos visto obligados a múltiples movilizaciones, convocatorias de huelga y denuncias frente a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y la Fiscalía de Siniestralidad Laboral. No nos vamos a detener en el empeño de que las empresas cumplan con sus obligaciones, y paguen sus consecuencias cuando incumplan.

CCOO considera inaplazable que los grupos parlamentarios aprueben ya la “Proposición de Ley de creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto”, en la que viene trabajando largo tiempo. Mientras tanto, luchará porque la voz de las personas trabajadoras llegue a todas las sedes necesarias: la parlamentaria, la administrativa y la judicial. Porque la realidad es que no hay indemnización que valga si no hay justicia. Y que las víctimas y sus herederos merecen no renunciar a nada, cuando ya se ha perdido lo más valioso: la vida o la salud.

La actual gestión de los Metropolitanos -tanto empresarial como política-, es peligrosa de todo punto de vista, para todos los trabajadores y para todo el cuerpo social, porque se pone en peligro al propio Estado de Derecho. Porque la sujeción al principio de legalidad, que obliga a todos los ciudadanos, se está conculcando por directivos/políticos de empresas públicas (por tanto de todos), gestionando recursos públicos (por tanto de todos).

En CCOO, no podemos asumir la actitud negacionista y economicista de las empresas, porque la Directiva Marco de Seguridad y Salud (89/391/CEE del Consejo, de 12 de junio de 1989) -piedra angular de la seguridad y de la salud de los trabajadores europeos-, ya estableció que las decisiones de seguridad no se pueden vincular a razones de índole puramente económicas, que es justo lo que están haciendo las empresas.

En el caso concreto de los planes de retirada de amianto, contra los argumentos económicos subyacentes, el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Erradicar el amianto en la UE» (2015/C 251/03) señaló que “…A nivel europeo, se dispone de varias líneas presupuestarias y programas para acciones de este tipo…”. Por eso es doblemente gravoso e intolerable, seguir arriesgando la salud y las vidas, cuando existen recursos disponibles para erradicar el amianto en espera de ser empleados. No corregir el rumbo sería asumir la falta de ética y humanidad de los actuales gestores, además de su nefasta gestión económica desaprovechando los recursos que la Unión Europea pone a disposición de los Estados Miembros. Frente a ello, CCOO no cejará en su empeño de proteger a toda la clase trabajadora, y exigir las máximas condenas de la clase directiva/política negligente y culpable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.